30.10.09

"Cadena nacional"


Escribo hoy como quien dice sin pensar. No se trata de atajos ni de dibujos de ocasión. No quiero bordar prosa estéta ni bailar mis letras por ojos empalagados en el almíbar tibio de la sutileza.

Y justamente es eso.

Hoy quiero dejar tallado en un papel, hoy quiero garabatear en servilleta de confitería, hoy quiero imprimir en gigantografía de Corrientes y Callao.

Hoy no quiero escribir tímido para pocos oídos.

Hoy quiero salir en cadena nacional.

Quiero, primero, reconocerme la tibieza. Afrontar como callo. Como cada día sudo llanto para volverme ciudadano. Quiero sincerarme como silencioso aliado de la lluvia. Del hastío. Del desgano.

Quiero afrontar que no confronto a quien debiera. Que no peleo ante el impune, que le sonrío al que me quita la mano, por temor a la escupida que me confirme despreciado.

Quiero contarme, dejarme escrito en este canto de ira fermentada, que me quedo cerca de mucho mediocre cagatinta, que le doy lugar, respeto y oración a mucho vomitasentencias, por un motivo triste, humano y asquerosamente melanco. Miedo.

Quiero decir, gritar, a voz pelada, que soy un individuo cobarde hecho de carne y no de estaño.

Y después, si, sin ánimos de embanderarme como procer de un carajo, sin ningun fín mas que el de sacar de mi pecho una bronca que es llanto impotente, que es el aire seco que se aspira cuando se agacha la cabeza obediente, quiero gritar un basta.

Quiero insultar, quiero putear bien en criollo, quiero golpear hasta esculpir la sangre propia con la ajena. Quiero sacarle a la verdad, la sutileza. Quiero devolverla pura como un pichón recién nacido. Quiero que la oigas vos y vos y vos.

Quiero que los gloriosos discursistas del como hay que hacer las cosas, miren para atrás y se vomiten su pasado hasta mancharse el impoluto traje de justiciero emancipante.

Quiero mas gente que me mire a los ojos, quiero menos bronca masticada en el heno del desgano.
Quiero manos mas sinceras.
Quiero que pase el temblor y los ojos espantados.

Quiero querer a quien me quiere y no a quien se deja querer.

Y ahora si, retirarme a comer pollo con la mano, y ser feliz con lo que pueda, sin saberme satisfecho pero al menos dejando algo en el perpetuo fango de lo escrito, que tiene la hermosa virtud de no poder no ser leido.
Tiene la virtud de permanecer estoico, ante el peligroso confort del olvido.

6 opinaron al respecto:

Ava Gardner dijo...

quiero todo eso...

Quiero ser menos condescendiente ante ciertos seres que merecen un codazo en el tabique...

jiim dijo...

se puede?


"Quiero mas gente que me mire a los ojos, [...] Quiero manos mas sinceras. Quiero que pase el temblor y los ojos espantados. Quiero querer a quien me quiere y no a quien se deja querer."

yo también quiero. cuando encuentres la fórmula, me la contás? prometo guardar el secreto, lo prometo.

carmela dijo...

Hola...
¿cómo estas?

Flor S dijo...

¡Pero que cantidad de sentimientos!
¡Me gusta, me encanta, me fascina, como escribís!

Diario 2011 : El Futuro Ya ! dijo...

¿ Qué tal ? Seres llenos de morbo.


Los invito con total impunidad a Diario 2011. Sé que gozarán, saludos.

mario bellocchio dijo...

Hace tres meses que no le metés mano al blog. Se te extraña.
¡Ah! Borrá Abulia que ya fue...
Fader (pero no Fernando)