8.2.09

"Bon vivant"

Si desea levantarse a la mañana, cosa que es recomendable, hagalo de manera tal que las plantas de sus pies se aferren al suelo, haciendose uno con el planeta que lo sujeta. Nada de andar levitando sobre las asperezas.

De hacerse necesario desayune. Lo convencional es café, pero puede sorprenderse. Dese el recreo de algún té saborizado, y si se siente afortunado, hagase amigo del mate cocido.

Evite los diarios imperativos. Evite la tibieza del panico global. Si tiene un día soleado, simpatice con extraños malhumorados. Su buen talante puede y debe hacerse contagioso.
Si su amanecer es mas bien agitado, disfrute las delicias de la ironía y el sarcasmo. Tienen un efecto narcotico estimulante, pero ¡Cuidado y moderación, amigo mío! Nada peor que hacerse adicto.

Recluyase en actividades reproductivas. Digase a sí mismo "Quiero crecer hasta que mi pecho estalle". Luego tomese cinco minutos para enorgullecerse y continue mirando hacia adelante.

llegada la hora del almuerzo, detengase. Comer y caminar son dos actividades que no se complementan, entienda esto.

Pasado el tiempo de la digestión, remplace la siesta de la tarde por cuatro cuestionamientos. Profundos. Que tengan base. Cerciorese que no sean caprichos o pucheros, sino Señores cuestionamientos, de esos que llevan corbata y traje.

Luego, escriba. Mas tarde, cante. Ni bien termine con eso, dese un baño para sacarse el enchastre de tinta y bolero. Si tiene ducha, detengase en la maravilla de dejarse estar. Sienta como los hilos de agua, masajean su cabeza hasta dejarla blanca.

Una vez seco, tirese en el barro para deshacer lo anterior.

Repita la ducha y su procedimiento.

De hacerse necesario cene. Preparese a sí mismo una velada romantica. Vino tinto y un churrasco pueden ser grandes acompañantes.

Ni bien termine el festín, declarese a sí mismo un amor incondicional y salga a enfrentarse con la noche, como mas le guste. Desnudese ante el ojo lunar y grite. Luego sienta verguenza por desnudarse. Inmediatamente arrepientase.

Antes de dormir, discuta. Sea impulsivo. Frenético. Contradígase. Cuando el momento sea oportuno, llegue a una conclusión imponderable.
Permanezca en silencio unos segundos.
Aproveche ese instante de vacio para enamorarse. Llore. Llore a gritos hasta arrancar de su pecho la desídia.

Agotese.

Entonces y solo entonces, sonría.

Usted ha vivido un día más.

10 opinaron al respecto:

Lilya Nuratis dijo...

voy a tratar de seguir paso a paso lo que me grita desde adentro, lo que me dicte la sangre...

intuyo... que despues (quien sabe) podre apunatr una lista tan bella como esta que esta aqui.....

besos calidos
Lilya

YessY*Von*D dijo...

q buenos consejos
de alguna manera ahi q aislarse y tratar de protejerse sin levantar un muro de concreto

Luli dijo...

Qué lindo!
Gracias!

TEFI dijo...

"Quiero crecer hasta que mi pecho estalle"... me recuerda a las clases de mimo...

De buen humor sos un chico "Ameliè" al final...
He sido estafada...
Belísssimo!

La Luna dijo...

Apa, este posteo tiene un dejo de optimismo muy extraño. Me gusta.

Luego, escriba. Mas tarde, cante. Ni bien termine con eso, dese un baño para sacarse el enchastre de tinta y bolero. ---->me encantó.

Besos.

Horario Medellín dijo...

Para mí te faltó: "Hágase el amor un buen rato" y ahí sí... "Entonces y solo entonces, sonría... usted ha vivido un día más"... pero claro, el escrito es tuyo... y los deseos míos... mi día vivido incluiría eso también...

saludos!

antonio dijo...

Bonito
Apuntate diez.

ccccc dijo...

Puf, hace cuanto no te leia Tano!...

Adoro levantarme a la mañana para tener tiempo de desayunar mientras leo el diario. Casi siempre sigo esa rutina, en vacaciones, y es lo mas lindo. Digamos que le agregaria lo que escribio Horario...

Besos.

Nus dijo...

Ufff... Recien descurbo este blog... Estoy espiando...

Fiuuuuuuuuu

SoneuS dijo...

Que placer, me alegraste el día... y venía muy complicado.

Saludos

Soneus