22.11.08

"Carta a Juan Carlos. Capitulo III"

Para aquellos que no han leido los capitulos anteriores:

Capitulo I
http://tanadas.blogspot.com/2008/05/carta-juan-carlos-capitulo-i.html

Capitulo II
http://tanadas.blogspot.com/2008/05/carta-juan-carlos-capitulo-ii.html


Desde la ventana de mi dormitorio, observé petrificado, como el cielo empetrolado se iba tornando celeste y diáfano. No existe sonido en el mundo mas agobiante que el de un despertador que no despierta, sino que mas bien anuncia el fín de una noche de desvelo. Me apresuré a apagarlo y lentamente me incorporé de la cama con el mayor sigilo posible. Me sobresaltaba pensar que el crujir de la madera despertara al Avestruz.
Abrí precavido la puerta del dormitorio. Un silencio cristalino inundaba mi departamento. Me acerqué con pasos cortos hasta el living.

Nada. El ave no estaba.
Nada en la cocina ni en el baño.

Lo cierto es que suspiré de alivio, pero me preocupaba mas la idea de haber imaginado todo, que haber compartido mi casa con un Avestruz durante dos días.
Tenía una hora para llegar al trabajo, así que no tenia tiempo para debates conmigo mismo. Me dí una ducha rapida para despegarme las sabanas del cuerpo. Peinarme frente al espejo, desodorante, ajustarme el tiro del pantalón. Abrochar hasta el final la camisa. Anudar la corbata hasta ahorcar con el nudo la incertidumbre y el cansancio. Salir del baño.

y ahí estaba, Juan Carlos.
Con el diario La Nación bajo un ala, y una copia de las llaves de mi casa bajo la otra, mirandome desganada y con soberbia, esa puta Avestruz de mierda, que no se como carajo vino a parar a mi departamento.
Grite. Grite un aullido lleno de ira y de sorpresa.

El ave respondió con un graznido autoritario, revoleandome el suplemento "Arquitectura" por la cabeza. Enmudecí. No se como pero entendí que debia sentarme. Así lo hice sobre la mesa del comedor. Miré perplejo como el pajaro zancudo me preparaba un té de manzanilla. Tal cual a mi me gusta.

Desayunamos juntos y en silencio.

5 opinaron al respecto:

ccccc dijo...

Creo que ya lo dije en otro capitulo, pero no estoy segurisima: Me hace acordar al cuento en el cual el protagonista escupe conejos.
Finalmente (?) despues de gritar con toda la ira, terminan desayunando juntos, casi como algunas paarejas, mira lo que te digo.

m. dijo...

Yo te recomiendo el te de manzanilla y anís.

atina dijo...

Ya hay un vínculo ahí.

(Sigo. Esta saga me gustan.)

TEFI dijo...

El avestruz es un animal de cuidado... no creo que sea fácil convivir con uno...
Sin embargo es uno de los más estéticos... con las patas largas, cuello interminable y su andar particular...
Pero que problema, lee La Nación...

Y si, también recomiendo el te de manzanilla y anís...

carmela dijo...

"No existe sonido en el mundo mas agobiante que el de un despertador que no despierta, sino que mas bien anuncia el fín de una noche de desvelo." Cuánta verdad...

y me gustó el final...juntos y en silencio.

Muy lindo tanus...ahora deberías (?) escribir las respuesta de Juan Carlos.

y tratar de dormir con tilo.

besooooooooo